22.10.07

Crear empresa ya hace parte del currículo en las universidades colombianas


Crear empresa ya hace parte del currículo en las universidades colombianas(Tomado del Tiempo, oct 20 de 2007)

Los estudiantes organizan ruedas de negocios, como una convocada por la estudiante Julia Daza, de octavo semestre de la Universidad de La Sabana, con empresarios de periodismo.

Ellos, muchachos de pelo engominado y vistosos portátiles con 'Windows Vista', trataban de ganar la atención de unos cuantos interesados.

Eso sí, todos muy convencidos de que su negocio, ya fuera un sitio web de animaciones o una revista deportiva, tenía toda la viabilidad del mundo. "¿Por qué no, si hicimos matrices de sector, de mercado, de público?", respondía Miguel Soto, el director de la revista de crónicas 'Colombia en vivo', con su traje formal.

Si la falta de empleo acecha al terminar la carrera, cualquiera de estos muchachos podría terminar siendo el próximo emprendedor exitoso del país. O eso es lo que espera el séquito de profesores que los vigila de cerca en su osadía, la misma que está dejando de ser novedad en otras universidades, ya sea por obligación para pasar una materia, por moda, por necesidad laboral o, lo más común, por las tres razones a la vez.

En la misma onda de la carrera de comunicación de la Sabana, aunque en el otro extremo de la sofisticación, la rueda de negocios Tecnnova, en Medellín, es el ejemplo más claro de lo que las universidades buscan hoy en su relación con los empresarios.

Apenas el mes pasado se reunieron 110 grupos de investigación, por tercera vez, para concretar negocios con empresas tan grandes como Ecopetrol y Postobón, y lo lograron. No solo participaron universidades paisas, sino también de Santander y Bogotá.

Un modelo que se impone

"Las ideas tienen que ir más allá de montar el mismo carro de perros de siempre", explica a sus alumnos Luis Carlos Arraut, jefe de la Unidad de Emprendimiento de la Tecnológica de Bolívar.

En esta universidad cartagenera está el punto intermedio de la moda de las ruedas de negocios. Allí se creó, hace 8 años, una feria semestral de ideas y este semestre se incluyó la figura de la rueda, para que empresarios locales se animen a patrocinar una decena de propuestas brillantes, sobre todo de ingeniería.

"Es necesario hacerlo, porque hasta ahora los empresarios empiezan a entender que en las aulas hay planes viables, que pueden significar una buena inversión. Falta confianza", dice Arraut.

Allí, como en otras de las 274 universidades referenciadas en el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la cátedra de innovación es clave.

"Las instituciones están preocupadas y han tomado medidas, porque en el momento de generar productividad, el empleo es cada vez más cerrado y la creación de empresa más competitiva", dice Jorge Andrés Muñoz, coordinador del Programa de Cultura Empresarial de esa cartera.

Según esa entidad, las universidades apenas empiezan a voltear la balanza de la innovación colombiana, que es escasa en niveles altos, conocidos como 'spin off' (investigación aplicada, por ejemplo). Los que más abundan son los negocios al estilo del carro de perros del profesor Arraut, solo para subsistencia y como salida urgente al desempleo.

De hecho, Colombia es el país más innovador en la región después de Perú, según el estudio Global Entrepreneurship Monitor (GEM), pero esto no significa que cree más empresas que otros.

Y en cuanto a las ruedas, la organizadora de estos eventos en versión internacional en Proexport, Martha Lucía Valencia, advierte que no está claro el papel de los estudiantes, pues se requieren bases de datos sofisticadas y reconocimiento de oferta y demanda para hablar de ruedas.

Ese juicio no desanima a Julia Daza, quien cuando por fin tuvo un minuto para explicar su idea dijo que se trataba de un primer paso, como el que debió dar todo empresario que hoy es exitoso.

"Admito que, al comienzo, no creía en mi propio proyecto, pero me ha servido para establecer contactos, conocer el sector de los medios y proponer una idea vendedora", dijo antes de huir a responder una pregunta sobre el costo de un aviso publicitario en su hipotética revista deportiva.

Empresarios que surgieron en clase

¿Le suenan los nombres Pan Pa' Ya, Crepes & Waffles o Bodytech? Esas son solo tres de las marcas colombianas reconocidas que comenzaron como ideas de negocio de universitarios.

Pan Pa' Ya surgió como un proyecto de seis estudiantes de ingeniería industrial, que con sus ahorros montaron la empresa Colombiana de Inversiones Estratégicas y abrieron una pequeña panadería en el barrio Pasadena, de Bogotá. Menos de dos décadas después, tienen 31 sucursales.

Algo parecido ocurrió con una pareja de universitarios que en 1980 fundó una crepería en la carrera 11 con calle 85 de Bogotá. Hoy tienen sucursales de Crepes & Waffles en 9 ciudades de 6 países.

Bodytech es el resultado de un estudio de mercado de dos estudiantes de la maestría en administración de la Universidad de los Andes. En 1997, Nicolás Loaiza y Gigliola Aycardi crearon un gimnasio con visos de centro médico deportivo y en la actualidad, según datos oficiales, tiene 18 sedes y 35 mil afiliados en varias ciudades.

No hay comentarios.:

Taller de SIG Libre en Neiva Nov. 28/2009

Freedomday 2009

1er. CONGRESO INTERNACIONAL DE SOFTWARE LIBRE

Second Life

Voluntad

Voluntad

Traduzca nuestro Blog